¿Cuáles son las características de los cuidadores informales?
• La mayoría son mujeres con un promedio de edad de 50 años.
• La mitad viven con el cuidado.
• Sólo una tercera parte tienen otra ocupación.
• La Designación del Cuidador, no es al azar.
• Depende del entorno socio-cultural del paciente.

Esto tiene implicaciones muy importantes, ya que el cuidado de un paciente crónico, implica un desgaste físico, emocional y económico importante, lo que resulta para una o dos personas una situación difícil, permanente y progresiva, ya que el paciente a diferencia de individuos más jóvenes, con cada año que pasa se acerca más a la incapacidad. En el proceso, en muchas ocasiones, el familiar descuida su trabajo o actividades similares para cuidar a su familiar. Y como se enumera en líneas anteriores, la designación del cuidador no es al azar, ya que se ha observado, que por mucho, la mayoría de los cuidadores son el cónyuge o unos de los hijos, y en ocasiones el cuidador se "autodesigna", debido a situaciones particulares de cada individuo, no es raro que veamos que una misma persona atendió en su enfermedad a un hermano, a su padre y/o a su madre.

Aunque no se ha encontrado una relación directa entre el deterioro del paciente y El Colapso del Cuidador, ciertas enfermedades predisponen más a sufrirlo.

Entre estas tenemos: la enfermedad de Alzheimer, los síndromes de insuficiencia coronaria, la enfermedad vascular cerebral, la fractura de cadera, la incontinencia, etc. Con mucho los estados patológicos que se relacionan más con esta entidad, son las demencias, como la enfermedad de Alzheimer, sobre todo relacionado con los trastornos conductuales que el paciente presenta (pueden tirar cosas, dejar encendida la estufa, gritar, vagabundear, etc.) y los síndromes de inmovilidad (amputaciones, evento vascular cerebral, etc.).

Por lo anterior, el médico Geriatra, familiarizado con esta entidad, sabe que el cuidador es el "enfermo oculto", por lo que sus acciones se concentran además del enfermo en el cuidador. A continuación presentamos algunas de las manifestaciones clínicas que se presentan con mayor frecuencia en El Colapso del Cuidador.

• Depresión.
• Ansiedad.
• Uso de alcohol y drogas.
• Disminución de la capacidad de respuesta inmunológica ( tendencia a infecciones de repetición ).
• Trastornos del sueño ( insomnio o hipersomnia ).
• Cambios en los hábitos alimenticios.
• Retardo y agitación psicomotríz.
• Sentimientos de culpa.
• Pérdida de la concentración.
• Ideaciones suicidas.
• Riesgo de mortalidad elevado. (63% más elevado).
• Disminución del rendimiento laboral. (17-30%).
Por otro lado, los cuidadores también presentan sentimientos de frustración como por ejemplo:
• El avance de la enfermedad a pesar de un manejo adecuado.
• Conducta del paciente (sobre todo de agresividad o destrucción material).
• Sentimientos de soledad ante el problema.
• Proyectos no terminados o modificados.
• Abandono laboral/escolar.
Lo peor del caso es que el cuidador puede llegar a un grado máximo del colapso, que puede verse reflejado en situaciones perjudiciales para el familiar que se pretende cuidar como son:

• Maltrato al cuidado.
• Negligencia.
• Abandono al tratamiento (grado conciente máximo del colapso).