El ejercicio físico en ancianos reduce su edad biológica.

Según un estudio que acaba de ser galardonado con el primer Premio Nacional de Investigación en Medicina del Deporte, fallado en España.


La actividad física
controlada en ancianos consigue reducir su edad biológica hasta dos décadas. Dicho estudio, considera al sistema inmunológico como excelente marcador de salud y longevidad.

La investigación fue realizada sobre ancianos de 70 años de edad en promedio, a los que se sometió a un programa de ejercicio físico moderado, y controlado. Posteriormente fueron evaluados los parámetros del sistema inmunológico a los dos meses de iniciar la práctica deportiva, a los seis, y también seis meses después de haber interrumpido el entrenamiento. Los resultados fueron los siguientes:

  • La edad biológica con esta práctica podía reducirse hasta dos décadas. (según los marcadores del sistema inmunológico)

  • Dicha mejora se perdía, al abandonar práctica deportiva.

El estudio observó distintos parámetros, como la función de los linfocitos, de los neutrófilos y de las células citotóxicas NK. La más sensible es la actividad proliferativa de los primeros. "Cuando los linfocitos reconocen antígenos lo que hacen es proliferar y producir interleuquina 2 (IL-2), funciones muy sensibles a la situación externa, que disminuyen con la edad y que aumentan con la práctica de ejercicio".

 

La edad ocasiona cambios en el sistema inmunológico, uno de los cuales es la pérdida de capacidad proliferativa de los linfocitos frente a los antígenos, así como la disminución en la producción de interleuquina 2, funciones que se ven mermadas también cuando se producen estados de ansiedad o de mala respuesta al estrés. Además de la mejora de la funcionalidad de las células inmunitarias en ancianos con la realización de un programa de fuerza, tanto en hombres como en mujeres.


Un programa de ejercicio en ancianos hipertensos mejora la funcionalidad de sus células inmunitarias, lo que es apreciable fundamentalmente al finalizar el mismo, de modo que "vemos que el ejercicio se plantea como idóneo para conseguir una buena calidad de vida al envejecer".

 

En CUSEN SC contamos con un programa de actividad física y terapéutica que permite además de los beneficios en el sistema inmunológico demostrados por estudios como el anterior, también beneficios tales como:

  • Aumento en la elasticidad y fuerza muscular

  • Aumento del rango de movilidad (disminución de contracturas musculares y articulares)

  • Mejora en el sistema propioceptivo

  • Reeducación de la marcha

  • Disminución de la tensión arterial sistólica

  • Disminución de la grasa corporal

  • Mejora del trabajo cardíaco

  • Aumenta el consumo máximo de oxígeno

  • Aumenta la sensibilidad a la insulina

  • Refuerza los músculos posturales

  • Mejora el riego sanguíneo cerebral